El éxito del MINI, tal y como salió al mercado en 2001, sigue hoy en día, lo que demuestra que BMW tuvo razón. Solo en 2013, se vendieron 300.000 unidades del fabricante británico. Sin duda, el diseño de hace 20 años ha demostrado ser casi atemporal.