El Mazda RX-7 FD3S, de tercera generación, es el vehículo con el motor más pequeño de todo el título Underground, y probablemente el único con propulsor rotativo o Wankel. En concreto, era un bloque de 1,3 litros birrotor (13B-REW) con 255 CV en el mercado japonés (240 CV en otros) y 293 Nm de par máximo. Era un coche muy bueno para cuatro tipos de carreras: Drag, Drift, Sprint y Circuit.