El Dodge Neon, que en nuestro país se comercializó como Chrysler Neon, era uno de los pocos automóviles que podías elegir al comenzar el juego, por un precio de 8.500 dólares. Hasta te sobraba dinero para hacerle alguna modificación antes de la primera carrera. 

Aquel coche montaba un motor 2,0 litros atmosférico, A588, que producía 150 CV de potencia y 178 Nm de par motor máximo. Con todas las modificaciones posibles, el Neon podía convertirse en una de las mejores máquinas para aceleración del juego.