La compañía americana Icon se dedica desde hace muchos años a la restauración y puesta a punto de coches clásicos pero, a diferencia de muchos pequeños talleres, ha conseguido ganarse la imagen de un estudio serio que sabe trabajar con la antigüedad de los coches.

En concreto, realiza creaciones restomod basadas en pick-up clásicas o todoterrenos, como el Toyota Land Cruiser de serie 40 o el Land Rover Defender V8, e incluso el espectacular Mercury Coupé de 1949 con el sistema de propulsión eléctrico de un Tesla. Algunos de los trabajos más conocidos de la empresa son los basados en el Ford Bronco de primera generación.

Estos todoterreno combinan la estética clásica con tecnología moderna, e Icon ofrece muchas posibilidades de personalización, al gusto del cliente. Desde faros LED o neumáticos todoterreno, hasta accesorios como un cabrestante, o incluso diversas variantes de carrocería: tres puertas, con techo de lona y hasta un roadster sin puertas. Eso sí, los precios de estas creaciones únicas no son precisamente baratos, pudiendo superar los 200.000 dólares.