Unos meses antes del estreno de la sexta generación, Ford presentó un prototipo deportivo denominado Bronco R, enfocado a la carrera off-road Baja 1000 y desarrollado junto a Geiser Bros Design and Development, una empresa especializada en este tipo de coches. En este caso, montaba un motor V6 EcoBoost, aunque no se publicaron detalles técnicos.

Desafortunadamente, a pesar de la estrepitosa campaña publicitaria antes del rally, el Bronco R no logró llegar a meta en la Baja 1000, debido a un fallo en el sistema de refrigeración del motor.