Skoda puede presumir de haber creado uno de los ejemplares más atractivos  y especiales con esta propuesta dinámica. El 110R Coupé, de dos puertas, fue diseñado como el sucesor de los 1000 y 1100 MBX.

El vehículo, que también compartió plataforma con el Skoda 110LS, disponía del motor en la parte trasera y estaba propulsado por el bloque Type 720. Un motor de cuatro cilindros y 1,1 litros con árbol de levas en cabeza, capaz de desarrollar 52 CV.

La aceleración del vehículo de 0 a 100 km/ era de 18,5 segundos y alcanzaba una velocidad punta de 145 km/h, todo gracias a una caja de caja de cambios manual de cuatro velocidades.