El Tata Nano es uno de los primeros vehículos modernos que apostó por la configuración de propulsión trasera asociada a un motor posterior. El modelo de producción permaneció en el mercado durante unos 10 años.

El Tata Nano, cuyo precio se mantuvo bastante asequible, estaba propulsado por un motor de dos cilindros y 624 cm3. Gracias a una longitud de 3,0 metros, un peso alrededor de los 635 kilos y una caja manual de cuatro velocidades o semiautomática de cinco marchas, este urbano tenía una potencia de 38 CV y ​​51 Nm de par máximo.

Si bien solo era capaz de llegar a 60 km/h en 30 segundos, el Nano llamó la atención por su bajo consumo medio de 4,2 litros cada 100 kilómetros y por su precio: 100.000 rupias, lo que equivalía a 1.000 dólares de la época.