Considerado el primer "automóvil aerodinámico" de la marca checa Tatra, el modelo 77 es uno de los vehículos con motor trasero y propulsión trasera más famosos de la historia. Desarrollado por Hans Ledwinka y Paul Jaray, el vehículo originalmente estaba propulsado por un bloque V8 refrigerado por aire, de 2,9 litros, que desarrollaba 60 CV. Posteriormente, la potencia aumentó a 75 CV y ​​la cilindrada a 3,4 litros.

El Tatra T77a, de 1935, que supuestamente tenía un coeficiente aerodinámico (Cx) de solo 0,212, podía alcanzar los 150 km/h.