Solo se fabricaron 51 unidades entre 1948 y 1949 del Tucker 48. Al igual que el Porsche 911, el precio de venta original del Tucker 48, que incluía suspensión independiente en las cuatro ruedas, fue de 1.000 dólares, pero en realidad, el coste real del vehículo rondaba los 4.000 dólares. Te puedes imaginar el motivo de que dejase de fabricarse tan rápido.

El coche, propulsado por un motor bóxer de 6 cilindros y 5,4 litros, podía desarrollar 166 CV de potencia y ​​504 Nm de par.

Curiosamente, el estreno del Tucker 48 llegó gafado. Las suspensiones no soportaban el peso del conjunto, que rondaba los 1.900 kilos. Además, el motor era demasiado ruidoso y eso no llegó a agradar a los posibles compradores.