El modelo más famoso de Alpine, que renació de sus cenizas en 2017, es sin duda el A110. La versión original tenía una disposición de propulsión trasera asociada a un motor ubicado en posición posterior.

El Alpine A110, que se mantuvo en producción entre 1961 y 1977, estaba propulsado por el motor del Renault R8 Gordini, con cilindradas entre 1,1 y 1,3 litros. Posteriormente, también equipó un motor Lotus de 1,5 litros y motores Renault de cuatro cilindros de 1,3 y 1,6 litros.

El vehículo, que tenía una carrocería con paneles de fibra de vidrio, partió de una potencia de 95 CV. Posteriormente, las versiones 1600S elevaron el listón hasta unos respetables 125 CV, que proporcionaban una velocidad máxima de 210 km/h.