La idea de Alec Issigonis, que debutó en 1959, desapareció durante algunos años, pero cuando BMW recuperó la marca MINI, en el año 2000, quiso que tuviera el mayor número de guiños al pequeño modelo original. 

Así pues, no es de extrañar que el MINI de tres puertas contara con un velocímetro circular en el centro del salpicadero, un rasgo que se mantuvo en otros modelos, si bien actualmente ha desaparecido, llevando la instrumentación a su lugar habitual, pero manteniendo una gran esfera central en el salpicadero, para la pantalla multimedia.