La palanca de cambios ubicada en la columna de dirección es algo que hemos visto en muchas ocasiones en las películas americanas, y una solución que Mercedes-Benz también ha incorporado durante años en muchos de sus modelos. 

Lo curioso de la marca alemana, no obstante, es que desde los años 70 ha utilizado una única palanca, la del lado izquierdo del volante, para dos funciones: activar los intermitentes y los limpiaparabrisas. Algo que es muy poco habitual, pero a lo que obligaba el hecho de usar la palanca derecha para el cambio de marchas.

Como dato curioso, cabe apuntar que en algunos modelos japoneses de Infiniti, como el Q30 o el QX30, basados en modelos Mercedes-Benz, o incluso en algunos Tesla, que comparten componentes con la marca alemana, la solución es lógicamente la misma.