Un modelo especial nacido de un clásico muy especial: este coche, acabado en 2009, fue encargado por el productor cinematográfico Edward Walson para recordar, cuarenta años después, un Ferrari 330 LM con carrocería Fantuzzi y pintura dorada, utilizado para el rodaje de la película Tre passi nel delirio estrenada en el 1968.

La base es un 599 GTB Fiorano, pero la carrocería se reinterpretó, especialmente en la parte trasera, con el aspecto del GT de los años 60, incluyendo el alerón posterior integrado, las salidas de refrigeración laterales y esa configuración tipo Targa.