John Collins tiene una relación especial con Ferrari, que podríamos definir como una clientela mutua, la tratarse del dueño de Talacrest, una compañía que se ocupa de la compra y venta de modelos del Cavallino Rampante, de todas las edades y condiciones.

Su deseo especial era también doble, ya que encargó no uno, sino dos ejemplares separados de esta 'barchetta' tan especial al departamento SP de Ferrari. Modelados a partir del ya exclusivo F12tdf, estos "gemelos" son los únicos modelos a medida que se han hecho sobre esta base, añadiendo un toque adicional de singularidad.

¿Por qué dos? Porque Collins no soporta tener que conducir coches con el volante a la izquierda en los países anglosajones y viceversa, arriesgándose a sufrir daños menores con las aceras. Por eso, el Módena azul y amarillo con volante a la derecha de la foto, fue el primero que se le entregó en 2018. Le siguió el otro, con volante a la izquierda, terminado en gris Silverstone con bandas brillantes de blanco y rojo Magma.