Hace años, uno de los coches más especiales que podíamos conducir era el smart fortwo BRABUS que, en su última entrega, alcanzaba los 109 CV a partir de un motor turbo de origen Renault, con 0,9 litros y tres cilindros en línea.

En la actualidad, la marca 'inteligente' solo comercializa vehículos eléctricos, pero esta potente versión de gasolina no desentonaría por emisiones contaminantes.