Después de probar (y disfrutar) el Mercedes-Benz Clase G por todo tipo de dificultades 'off road', lo único mejorable del vehículo sería una versión de tres puertas, con una batalla más corta, para que superase las trialeras sin rozar en los estribos laterales.

El Jeep Wrangler o el Toyota Land Cruiser sí disponen de esta variante, así que la marca de Stuttgart podría tomar buena nota. Eso sí, por favor, que se mantengan los tres diferenciales bloqueables...