Aquí es donde el 508 PSE cobra sentido, porque además de ser un respetable deportivo, emite solamente 49 g/km de CO2. De esta forma, se beneficia de muchas ventajas y contribuye a reducir la media de emisiones del fabricante. Parece que, en un futuro, los deportivos seguirán siendo potentes pero también más respetuosos con el medio ambiente.