El Hyundai KONA recibe un 'lifting' facial. La parrilla ahora parece mucho más ancha y la protección inferior es ahora más visible. La longitud también ha aumentado en cuatro centímetros, bastante para una mera actualización. Además, estrena una versión N Line y en el interior encontramos un cuadro de instrumentos digital por primera vez.

La oferta mecánica también ha sido revisada. Como anteriormente, comienza con el motor de gasolina 1.0 T-GDI de 120 CV, pero este propulsor puede ahora combinarse opcionalmente con un sistema de hibridación ligera de 48 V. El 1.6 T-GDI pasa de 177 a 200 CV. El turbodiésel 1.6 CRDI, con 136 CV, se beneficiará de un sistema de hibridación ligera (48 V) de serie.