Jeep ofrece el Wrangler 4xe, el primer verdadero todoterreno con propulsión híbrida enchufable. El planteamiento técnico se basa en un motor de gasolina 2.0 turbo, acompañado por dos propulsores eléctricos. Uno reemplaza al motor de arranque y al alternador, mientras que el otro apoya a la tracción.

La batería se encuentra debajo de los asientos traseros y permite una autonomía eléctrica de unos 40 kilómetros. La tracción a las cuatro ruedas es la misma que en los modelos convencionales de Wrangler. Aún no se conocen ni el precio ni la fecha definitiva de comercialización.