La mayoría de conductores tenemos la costumbre de echar un vistazo al retrovisor antes de salir del coche, por si hubiera presencia de otros coches, motos, ciclistas o peatones. En la fila trasera es algo más complicado este gesto, y es por eso que Mercedes-Benz ofrece un sistema de alerta que informa a dichos pasajeros de la presencia de obstáculos a la hora de abrir la puerta.

Este asistente interior, que funciona a través de los sensores traseros del coche, es capaz de avisar a los ocupantes mediante señales visuales a través de la iluminación ambiente del habitáculo, incluso antes de que tengan tiempo de abrir la puerta.