El primer coche de producción equipado con un airbag fue el Oldsmobile Toronado de 1973, pero el primer modelo europeo con airbags frontales fue el Mercedes-Benz Clase S, en la generación W126 (1980).

A mediados de los noventa, los suecos de Volvo comenzaron a instalar airbags laterales cosidos en los extremos de los asientos delanteros de sus modelos; más tarde llegó el debut de los airbags de cortina (Toyota), los de rodilla (Kia) e incluso un airbag para peatones (de nuevo de Volvo).

¿Ves por dónde vamos? Cuando toda la comunidad automovilística comenzó a creer que la cuestión del número de airbags en un coche moderno se había resuelto, los chicos de Stuttgart decidieron tomar su propio rumbo. En este Clase S W223 han aparecido airbags frontales para los pasajeros traseros, además de un airbag central entre el conductor y el copiloto, para protegerlos entre sí.