La suspensión neumática "inteligente" de Mercedes-Benz no es una novedad, y seguro que todos conocemos el llamado "Magic Body Control" del anterior Clase S, que utilizaba una cámara delantera para 'leer' la carretera y ajustar convenientemente los amortiguadores.

Ahora, no obstante, hay un sistema llamado E-Active Body Control, que sustituye a aquel, y que además de contar con la citada función, en pro de la comodidad, también es un elemento de seguridad pasiva. En caso de un inevitable impacto lateral, la electrónica de la suspensión puede elevar la carrocería en 8 centímetros, para minimizar la posibilidad de lesiones para los ocupantes. El invento, eso sí, fue de Audi, y no de la marca de Stuttgart.