Lo que Rédélé no sabía por entonces es que la compañía británica Sunbeam ya tenía un coche llamado Alpine. Y este error afectaría en diversas ocasiones a la marca, a lo largo de su historia.

En 1955, junto a los hermanos Chappe, Rédélé desarrolló un modelo coupé de dos puertas y motor trasero, llamado A106, sobre la base del 4CV y con una ligera carrocería de fibra de vidrio. En esta época apareció también el Alpine A108, un coupé 2+2 basado en el A106, que equipaba un motor Dauphine Gordini de 845 cm3.