El citado Alpine A108 lo fabricó también Willys-Overland en Brasil, en 1962, y se comercializó bajo el nombre de Willis Interlagos. En la década de los 60, no obstante, Alpine ya trabajaba en un tercer modelo, con el que llegaría la consagración de la marca.

En estrecha colaboración con Renault, Alpine modificó el chasis del R8 sedán presentado en 1962 e introdujo el llamado A110 Berlinette Tour de France. Un coche que se estrenó con un motor de 956 cm3 y 52 CV, y que en la década de los años 70 pasó a montar un 1,8 litros de 182 CV. Un deportivo de grandes prestaciones, sobre todo teniendo en cuenta su ligereza: pesaba apenas 620 kilogramos.