Fue en esta fecha, el 22 de junio del año 1955, cuando la marca Alpine se formalizó como fabricante de automóviles deportivos y de competición. De hecho, la denominación Alpine fue creada en 1954, gracias a los éxitos de Jean Rédélé, fundador de la marca y propietario de un taller en Dieppe, que preparó para carreras modelos Renault 4CV tras la Segunda Guerra Mundial.