Como comentábamos antes, es un placer practicar todoterreno con un vehículo manual, para sentirte más protagonista en la conducción. Por esta circunstancia, nos encantaría que el Jeep Wrangler no solo se pudiera adquirir con una transmisión automática con convertidor de par, de ocho velocidades, sino también con una caja mecánica de seis marchas. 

El 4x4 estadounidense puede elegirse con dos motores turboalimentados de cuatro cilindros, uno de gasolina con 2,0 litros y 270 CV y otro de ciclo diésel con 2,2 litros y 200 CV.