Dejando de lado el gigantesco Type 41 Royale, construido en los años 30, la empresa de Molsheim nunca ha tenido un modelo de cuatro puertas. Si bien, en 1999, el prototipo EB218 de Giugiaro exploró por primera vez la idea de una berlina con la mecánica de un supercoche.

La idea volvió a la palestra en 2009, cuando la marca francesa, ya bajo el mandato del Grupo Volkswagen, presentó el Galibier 16C en un evento privado, un modelo equipado con el mismo motor W16 con cuatro turbocompresores que el Veyron.