En el interior, lo primero que llama la atención es el diseño y el ajuste de los materiales interiores, en línea con sus hermanos mayores. De tacto agradable, estos materiales empleados en la parte alta del salpicadero convencen, mientras que la instrumentación analógica informa al conductor de forma clara y abundante, mientras que el puesto de conducción elevado, ofrece una magnífica visibilidad de todo lo que nos rodea.

Los asientos recogen muy bien el cuerpo y la tapicería mixta de piel aporta ese detalle de calidad. Las plazas delanteras son amplias y confortables, mientras que detrás, aunque pueden viajar tres ocupantes, lo recomendable es que lo hagan dos, máxime cuando vayas a realizar trayectos largos.