Sin duda, la cuarta generación del Prius es la más arriesgada de todas, desde el punto de vista de la estética. A medio camino entre un compacto y una berlina, su fisonomía no pasa desapercibida, tanto para sus defensores como para sus detractores.