El Ignis es un coche con una línea muy desenfadada, cuya zaga resulta poco ortodoxa, a la vista del diseño de los pilotos y del voluminoso paragolpes. Desde luego, llama la atención.