El monovolumen XLV comparte frontal con el primer Tivoli, mientras que la zaga luce su propio diseño, con unos pilotos pocos ortodoxos, en lo que a la fisonomía se refiere. A este coche se le achaca una imagen algo lejana de los gustos europeos.