Aunque parecía imposible, Citroën decidió quitar prácticamente todo el protagonismo a los Airbump en el restyling del C4 Cactus. El resultado fue un modelo algo más convencional, que no ha tenido los mismos resultados comerciales que su antecesor. De hecho, va a sustituirse dentro de muy poco por el nuevo C4.