El nuevo Toyota Yaris está actualmente en la cumbre de esta lista en términos de emisiones de CO2. Y lo hace gracias al nuevo sistema híbrido basado en un motor de gasolina de 1,5 litros (92 CV), más un propulsor eléctrico (59 kW/80 CV). Esta versión de 116 CV de potencia emite solo 73 gramos de dióxido de carbono por kilómetro, según el ciclo de homologación NEDC.

Por cierto, para aquellos que echen en falta al Prius, hay que decir que gracias a su sistema híbrido con motor de 1,8 litros, logra unos muy respetables 75 gramos de CO2.