Aquello que Peugeot y Opel pueden hacer con sus modelos compactos, Volkswagen también lo logra con el nuevo Golf: la versión de emisiones más bajas, con el 2.0 TDI con 115 CV, emite solo 90 gramos... lo mismo que el Astra turbodiésel con 105 CV. Sin embargo, el Golf dispone de un motor de cuatro cilindros, con 10 CV más debajo del capó.