Aunque parezca extraño, Volkswagen obtiene peor resultado con el Polo que con el Golf. Sin embargo, Peugeot demuestra con el nuevo 208 cómo debe ser un coche respetuoso con el medio ambiente. La versión equipada con el motor turbodiésel BlueHDi, de 1,5 litros y 102 CV (el mismo motor, que en el 308 declara 91 gramos) solo emite 85 gramos de dióxido de carbono por kilómetro. Una cifra que Opel también reproduce con el técnicamente idéntico Corsa.