El Citroën C1 y el Peugeot 108, con motor atmosférico de 72 CV, son prácticamente idénticos en su construcción. Se trata de dos urbanos que emiten 85 gramos, mientras que el Toyota Aygo, con el que comparten genética, curiosamente anuncia 93. También es significativo que el C1 y el 108 logren un valor de CO2 inferior a otros rivales como, por ejemplo, el Fiat 500 con el novedoso sistema de hibridación ligera.