El viaje de Toyota en la Fórmula 1 puede describirse como una aventura algo inesperada. La marca japonesa, que comenzó con McNish y Salo en 2002, logró sumar puntos desde su primera carrera.

A pesar de haber conseguido la pole en varias ocasiones entre 2002 y 2009, el mejor resultado que Toyota sumó fue dos segundos puestos en Malasia y Bahrein, en la temporada 2005. En 2009, subió también al segundo cajón en Singapur y Japón. Cuando la marca japonesa no pudo encontrar la victoria esperada, decidió retirarse en 2010.