Esta berlina del año 1996, equipada con un motor 4.0 V8 de 260 CV, confirma que los coches japoneses son excelentes en términos de fiabilidad. Matt Farah, un periodista de Los Ángeles, lo compró en 2014 por muy poco dinero, para seguir sumando kilómetros con él. 

Como no disponía de mucho tiempo libre, decidió ponerlo en alquiler para que todo el mundo que quisiera viajara con él por Estados Unidos. Por supuesto, siempre pasó las revisiones cuando tocaban y el propietario se encargó de tenerlo listo y limpio para los clientes.