Hyundai se ha unido oficialmente a los fabricantes de coches voladores con el plan de negocios llamado Estrategia 2025, que supone una inversión de 46.000 millones de euros.

Gran parte de este capital está destinado al desarrollo de coches eléctricos e inteligentes, pero el plan también incluye vehículos con alas. De hecho, Hyundai ha confirmado el desarrollo de una plataforma para incentivar la movilidad aérea urbana.

El primer prototipo que podemos ver es el S-A1, resultado de la colaboración con Uber Technologies, que desde hace tiempo está interesado en los taxis aéreos. Boeing y Bell también participan en el proyecto y el lanzamiento comercial está programado para el año 2023.