Aston Martin entró en el mundo de los coches voladores en 2018, después de mostrar un estudio de diseño llamado Volante Vision. La idea es una forma triangular y un espacio interior para tres pasajeros.

El fabricante británico de automóviles deportivos no ha proporcionado mucha información al respecto, excepto que los motores son suministrados por Rolls-Royce. De momento, el Volante Vision nunca se ha inmortalizado en vuelo.