La tercera generación del Laguna no cosechó el éxito comercial de las dos anteriores. De hecho, fue un modelo controvertido en el plano estético y no tuvo una buena imagen. Así, Renault intentó cambiar las tornas con el actual Talisman. 

Pero esta tercera entrega nos dejó la versión GT 4Control, con cuatro ruedas directrices, que popularizó este fantástico sistema con el que se gana eficacia en curvas y agilidad en la ciudad y los estacionamientos. Muchas marcas premium tomaron nota...