Si antes destacábamos el i8, más alabanzas aún debe recibir este superdeportivo de Porsche, pues se mostró un año antes que el BMW y su módulo de propulsión híbrido enchufable estaba cerca de los 900 CV. 

El 918 Spyder disponía de carrocería y chasis realizados en fibra de carbono y materiales plásticos, contaba con cuatro ruedas directrices y los que tuvieron la fortuna de probarlo aseguran que no habían visto antes nada igual en términos de prestaciones y dinamismo. Este coche era capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 2,6 segundos.