Este deportivo híbrido enchufable, recientemente jubilado, apareció en el año 2014, cuando hablar de autonomías eléctricas y tiempo de carga de batería nos sonaba a cuento chino. No solo lograba 37 kilómetros sin tener que activar el motor de gasolina, sino que además la celda del habitáculo estaba hecha de fibra de carbono e incorporaba faros con tecnología láser, la que hoy emplean los BMW más exclusivos.