A finales del siglo XX y comienzos del XXI, ofrecer una carrocería y un chasis de aluminio no era, ni mucho menos, algo habitual y menos en los segmentos más populares. El Audi A2 supuso una revolución en este aspecto y demostró que ese material resultaba ideal para contener el peso en los modelos más voluminosos.