Uno de los aspectos clave del modelo, más allá de su potencia, es el peso del conjunto. Al conseguir una cifra inferior a la tonelada, de 986 kilos, la relación entre peso y potencia es salvaje. Hablamos de 672 CV por tonelada, o bien 1,41 kg/CV, números de los que no puede presumir prácticamente ningún coche de calle del mercado. Un coche de circuito, como el McLaren Senna GTR, quedaría muy cerca, con 1,44 kg/CV, ya que es más potente (825 CV).