Fruto de la base EMP2, el Citroën Berlingo agasaja con un tacto de conducción digno de un turismo. Es un coche estable, bien aplomado, cómodo y que, a su vez, ofrece reacciones seguras en curvas. El único pero que podemos ponerle es que, al menos en la versión XL, la carrocería es algo sensible al fuerte viento lateral. Por lo demás, el conductor y los ocupantes disfrutarán de un elevado confort de marcha. 

Los precios, incluyendo ayudas y descuentos, se sitúan en el entorno de los 21.000 euros. Recuerda que también hay una opción más de gasolina con 110 CV y dos turbodiésel con 100 y 130 CV.