Dentro del logotipo de Toyota hay dos óvalos. El primero, el que está colocado verticalmente, representa a los clientes. El segundo, el horizontal, representa al fabricante. Algo parecido a lo que ya hemos visto en el de Hyundai.

Estos dos anillos se tocan y se superponen, y esto marca la relación de confianza que existe entre Toyota y sus clientes. Juntos forman la letra 'T', que se refiere al nombre de la marca.