El primer coche eléctrico de Mazda se llama MX-30, y es un SUV mediano que comparte dimensiones con el CX-30, con 4,39 metros de longitud. Su motor ofrece 145 CV y 271 Nm de par máximo, si bien su batería es bastante comedida, con 35,5 kWh, que según Mazda, es la capacidad más 'sostenible'. ¿La autonomía? Solo 200 kilómetros en ciclo WLTP. Sin duda, es muy inferior a la de otras alternativas cero emisiones.

En España tiene un precio de partida de 34.375 euros, para la versión Origin, aunque este no incluye ningún tipo de descuento, ni tampoco las ayudas del Plan MOVES II. En principio, estará disponible en concesionarios el próximo 25 de septiembre.