Probablemente, el más extremo y sofisticado de todos es el alerón activo del Zenvo TSR-S, desarrollado por Kasper Damkjær, que además de cambiar su ángulo de inclinación, se mueve lateralmente para alterar la carga aerodinámica en curva. 

Está basado en un sistema electrohidráulico, capaz de desplazar el alerón a demanda, en función de las necesidades. Además, esta solución también tiene función de aerofreno.