Al hablar de berlinas deportivas, siempre aparece el nombre del BMW M5. Ahora bien... ¿recuerdas que hubo una variante familiar? Pues sí, existió en la quinta generación y el modelo resultante fue el M5 Touring: un rival a la altura del mismísimo Audi RS 6 Avant.

Por supuesto, contaba con el inigualable motor V10 de gasolina, de aspiración atmosférica, que entregaba 507 CV de potencia y aseguraba unas grandes prestaciones: 250 km/h de velocidad máxima (autolimitada) y 4,8 segundos en la maniobra de aceleración de 0 a 100. ¿Su precio? 102.500 euros.